français | english
Beata María-Leonia Paradis
fundadora del instituto de Las Pequeñas Hermanas de la Sagrada Familia


Virginia Alodia Paradis nació el 12 de mayo de 1840 en L'Acadie pueblo fusionado ahora con la ciudad de San Juan Richelieu, Québec. Sus padres, José Paradis y Emilia Grégoire han tenido seis hijos, dos han fallecido en su infancia. Elodia (Alodia) es la única hija y tercera de la familia. Tiene tres hermanos: José Eduardo, Emiliano y Vital.

Desde su tierna edad, tiene un gran gusto de Dios e inclinación por la vida religiosa. El 27 de febrero de 1854 a la edad de 14 años, ingresa en la comunidad de las Marianitas de Santa Cruz con el deseo de consagrase al servicio de los sacerdotes. En el noviciado, recibe el nombre de Sor María de Santa Leonia y después de su profesión, el 22 de agosto de 1857, fue orientada hacia la enseñanza. Su inclinación por el servicio de los sacerdotes es muy fuerte pero realizara su sueño solamente en 1874.


Ha sido enviada a Memramcook, Nuevo Brunswick, como superiora de las hermanas y para asegurar la gerencia de los servicios domésticos del Colegio de San José dirigido por el Padre Camilo Lefebvre, religioso de Santa Cruz, y parroquiano con Sor María de Santa Leonia. Después de su llegada, varias jóvenes acadienses se presentan para ser religiosas. Son pobres y la mayoría no hablan inglés, y Sor María de Santa Leonia debe enviarlas a Indiana, Estados Unidos, para efectuar su noviciado. Pide el permiso de abrir un noviciado francófono en Acadia pero esa solicitud le es rehusada. Las jóvenes acadienses se comprometen y después de un poco de formación, están enviadas a diferentes colegios. El Instituto de las Pequeñas Hermanas de la Sagrada Familia es reconocido oficialmente el 31 de mayo 1880.

El Obispo de San Juan, Nuevo Brunswick, no las aceptó en su diócesis, temiendo tenerlas a su cargo, es el exilo hacia Sherbrooke en 1895 donde Monseñor Pablo LaRocque, las acoge calurosamente en su diócesis. Estando siempre religiosa de Santa Cruz, la Madre Leonia ha sido encarecidamente aconsejada de llegar a ser Pequeña Hermana de la Sagrada Familia. Entonces, en 1904, pide a Roma la dispensa de sus compromisos hacia su comunidad de origen. Se quedo fundadora y superiora general hasta su fallecimiento repentino el 3 de mayo de 1972, a la edad de 72 años.


En 1984, durante el viaje del Papá Juan Pablo II a Canadá, Madre María Leonia es beatificada en el parque Jarry en Montreal.

En 2012, para conmemorar el centenario de su fallecimiento, el pintor Señor Marius Dubois, de la Academia Real de Canadá, a la demanda del Instituto pinta un cuadro de la Madre María Leonia en un actitud humilde, de rodillas frente a Cristo en la cruz. Mujer de gran fe, ella ve a Cristo como el Gran Sacerdote Supremo que desea servir y cubrir de la más hermosa prenda a la vez sacerdotal y real puesto que Cristo es Sacerdote y Rey. Las flores que cubren el suelo simbolizan su amor de la naturaleza.


Unas jóvenes religiosas acompañan a la Madre ya que nunca trabajó sola y desplegó todas sus energías para fundar el Instituto, para dar a estas últimas la posibilidad de consagrarse a Dios. Piedad y abnegación es su lema.

Abajo, en la esquina derecha del cuadro, vemos una representación de la pequeña iglesia de L'Acadie, donde comenzó su experiencia espiritual.